EQUIPO DE BUCEO O SUBMARINISMO

equipo de buceoEscoger y comprar nuestro equipo de buceo puede ser un autentico calvario. Teniendo en cuenta la multitud de opciones que podemos llegar a encontrar para un mismo elemento, puede llegar a suponernos un auténtico obstáculo a la hora de encontrar nuestro equipo de submarinismo ideal. Aquí encontrarás una guía práctica con diferentes recomendaciones para poder comprar tu material de buceo sin ninguna duda.

kit de buceo cressi big eyes evo crystal
Máscara
Cressi Leonardo
Ordenador
Aletas
Chaleco
Traje de buceo
ATX Apeks
Reguador
accesorios lintera
Accesorios

El equipo de buceo engloba multitud de elementos que nos permiten realizar submarinismo de manera cómoda y segura. Cada elemento cumple su función y es igual de importante que el resto de partes del equipo. Todos estos elementos los podemos dividir en dos grandes grupos: el equipo ligero de buceo y el equipo pesado.

Equipo ligero de buceo o equipo de snorkeling

El equipo ligero, también llamado equipo de snorkel o apnea, es el más liviano de todos. Está compuesto por la máscara de buceo, el tubo, el traje de buceo, las aletas y los escarpines en caso de que sean necesarios.

La máscara o gafa de buceo, aunque no sea necesaria para respirar debajo del agua (los peces no la llevan y ya desde los curso más básicos nos enseñan a bucear sin ella), es un elemento primordial e imprescindible para poder ver correctamente en el medio acuático. 

Cuando nos metemos al agua, todos queremos disfrutar y ver el maravilloso mundo submarino y ello implica tener una máscara que eviten la entrada de agua y que no se empañen. Existen multitud de gafas, de diferentes marcas y modelos, por lo que es fundamental saber elegir y distinguir cual de ellas es la que mejor le va a tu cara. 

En esta guía puedes encontrar recomendaciones para elegir tu máscara o gafa de buceo ideal.

Tubo o snorkel de buceo

El tubo nos permite respirar en superficie antes y después de realizar nuestro buceo. Cuando buceamos mientras más tiempo podamos estar bajo el agua, ¡mejor! El snorkel, a veces desprestigiado, nos da la posibilidad de ahorrar un poco de aire en superficie para usarlo posteriormente durante la inmersión, sobre todo si tenemos que nadar distancias medias/largas. Además, si en la superficie predominan las olas o la corriente, el tubo de buceo puede ser uno de nuestros mejores aliados.

Aunque las aletas de buceo pueden ser diferentes a las de snorkeling e incluso las de apnea, su función es la misma: desplazarse por el agua sin esfuerzo físico. Se pueden encontrar aletas de diferentes durezas, longitudes y anchuras, de esta forma podremos escoger las aletas en función de cada uno, ¡nadie quiere acabar cansado después de bucear! 

En esta guía puedes encontrar recomendaciones para elegir las aletas que mejor se adapten a tus necesidades.

No hay ningún elemento que sobre dentro del equipo de buceo y el traje cumple dos funciones muy importantes. 

La primera de ellas es mantener nuestra temperatura corporal la cual desciende claramente a medida que buceamos debido a la alta conducción térmica del agua. Pese a que hay lugares de aguas calientes donde el agua no se encuentra tan fría como en otras zonas de buceo, esa reducción sigue existiendo.

La segunda función, y no menos importante, es la protectora. En el mundo submarino nos encontramos con agentes o animales que podrían afectar a nuestra piel. Lo primero que se nos viene a la cabeza son las medusas, por ejemplo. El traje de buceo nos protegería en caso de contacto con estos animales.

Hay diferentes tipos de traje, tanto en características como en grosores. En esta guía puedes encontrar recomendaciones para elegir el que mejor se adapten a tus necesidades y a las diferentes temperaturas de las diferentes zonas de buceo.

Equipo pesado o equipo autónomo de buceo

El equipo pesado es aquel equipo que nos va a permitir la respiración de forma autónoma durante nuestros buceos. También se le conoce como equipo SCUBA (del inglés Self Contained Breathing Apparatus, lo que conocemos habitualmente como escafandra autónoma) y engloba partes del equipo como la botella, el chaleco de buceo, el regulador y el importantísimo ordenador de buceo.

El buceo está categorizado como uno de los deportes de riesgo, el ordenador de buceo, entre otras muchas cosas nos permite realizar las inmersiones de manera segura y fácil. 

El ordenador recoge todos los datos necesarios de tiempo (reloj) y profundidad (profundimetro) para darnos en todo momento toda la información que necesitamos. También recogen otros parámetros como temperatura, horas de entrada y salida de la inmersión… Otros modelos más avanzados y modernos también cuentan con multitud de opciones avanzadas como brújula digital, cambio de gases, conexión inalámbrica con la botella para medir consumo y aire restante, etc. 

Si estás buscando tu primer ordenador de buceo o estás pensando en cambiarlo, aquí tienes unas recomendaciones en forma de guía sobre diferentes modelos y marcas.

Si por algo seguimos buceando (si aun no lo has hecho, ¿a qué estás esperando?) es por la sensación de ingravidez que nos encontramos en el medio acuático. En otras palabras: poder volar. 

Para poder volar en el agua es indispensable tener un chaleco de buceo, también llamado BCD (del inglés Buoyancy Compensation Device) o jacket. El chaleco nos permite ajustar nuestra densidad metiendo y sacando aire para ni hundirnos ni irnos hacia superficie. Su función y manejo es bastante fácil, entender como usarlo de la manera correcta es lo que importa con el chaleco y esto se consigue a través de una buena enseñanza y la práctica, ¡escoge bien donde te formas como buceador!

Como cualquier “prenda” tiene diferentes tallas para un ajuste perfecto. Aunque si es verdad que existen diferentes modelos como el chaleco estilo alas o chaleco estilo jacket. En esta guía puedes encontrar diferencias y recomendaciones de los diferentes chalecos de buceo.

El regulador es una parte primordial del equipo de submarinismo. Su función es la de permitirnos respirar cómodamente. 

Como su propio nombre indica, el regulador de buceo, regula la presión del aire para poder respirar sin esfuerzo bajo el agua, un lugar donde el cambio de presiones es constante. Todos los reguladores construidos son seguros aunque algunos cuentan con tecnología más avanzada que permiten una respiración más natural y cómoda.

En esta guía puedes encontrar recomendaciones para elegir el regulador que mejor se adapten a tus necesidades y a tus inmersiones.

Botella de buceo

Las botellas de buceo almacenan nuestro gas de respiración, habitualmente aire, es decir, todo lo que respiramos está contenido en ese “pequeño” pero pesado recipiente. 

Para poder albergar toda es cantidad de gas, dentro encontramos ese gas a presión, mucha presión. Normalmente dicha presión es de 200 bares o 3.000 psi (seguramente tu coche lleva los neumáticos a aproximadamente unos 2-3 bares). Sí, has leido bien, dentro de la botella que usas para bucear hay 100 veces más presión que en la rueda de tu coche.

Pero no es solo presión, es también capacidad. No tienes la misma agua en una botella de 2 litros que en una de 5 litros, ¿verdad? Lo mismo pasa con las botellas de buceo, pudiéndolas encontrar de 5 litros o de 18 litros, siendo las más comunes las de 10, 12 y 15 litros. 

Gracias a esa presión y a esa capacidad podemos emplear un tiempo razonablemente amplio bajo la superficie del agua. Para poder albergar toda esa presión, las botellas de buceo están construidas de una gruesa capa de aluminio o acero.

Si pensabas que ahí acababa todo, no es así. Si algo nos gusta a los buceadores es el equipo, algunos (entre los que me incluyo) hasta parecemos arbolitos de navidad al bucear. También existen otros accesorios de buceo que nos permiten realizar las inmersiones con un extra tanto de divertimento como de seguridad.

  • Sistemas de corte: los cuchillos o cortacabos nos permitirán ir tranquilos a bucear, sobre todo en zonas donde podamos encontrar cabos o incluso líneas de pesca. También se pueden usar como herramienta de limpieza si nos encontramos algún tipo de cuerda bajo el agua. ¡Nunca está de más cuidar nuestro entorno!
  • Linternas: Obligatorias para el buceo nocturno y muy recomendadas en buceos profundos e incluso barcos hundidos. En zonas populares de buceo pueden incluso ser obligatorias.
  • Boyas y carretes: Una boya junto con un carrete nos permitirá poder marcar nuestra posición en superficie para que nos recojan o para que los barcos sean conscientes de nuestra posición. Fundamental en zonas muy concurridas o en buceos a la deriva y/o con mucha corriente.
  • Guantes, escarpines o botas de buceo y capucha: No siempre son necesarias pero aportan un extra de conservación térmica traduciéndose en confort durante nuestro buceo. 
  • Maletas de buceo: Y todo esto, ¿dónde lo metemos? Para ello tenemos las maletas de buceo que están especialmente confeccionadas para almacenar y transportar todo el equipo de buceo.

Aquí tienes una guía con los accesorios de buceo más importantes y mis recomendaciones.

La importancia de tu propio equipo buceo

¿Es realmente necesario comprar todo el equipo de buceo? Esa es la respuesta que nos hacemos todos al empezar y que con el tiempo descubrimos que sí. El bucear con tu propio equipo de buceo, con tu propia configuración, conocer donde está cada elemento sin mirar, es una auténtica gozada.

Cuando coges el coche de un familiar o amigo, no es lo mismo, ¿a qué no? Lo peor que puede ser es que se te cale y te toque volver a arrancarlo. No por ser diferente dejas de saber conducirlo. Con el equipo de buceo pasa exactamente lo mismo. No dejaras de saber bucear, pero tus sensaciones serán diferentes. Con tu propio equipo estarás más cómodo bajo el agua, lo que significará que te encontrarás más seguro. Todo este equipo es importante también, y en el punto de mira desde que empezó en 2019 el coronavirus, por un motivo de higiene que no haría falta ni explicar.

¿Cuánto cuesta un equipo de buceo?

Como todo en la vida siempre depende del tipo de equipo que compres. El precio de un equipo de buceo más “básico” (pero muy útil) puede rondar los 1.000-1.200 euros mientras que un equipo más avanzado puede rondar los 2.000 euros. 

Como toda inversión, se puede hacer gradual. En mi opinión, la máscara y ordenador es algo que todo buceador debe valorar comprar cuanto antes. La máscara te permitirá emplear más tiempo en el agua y el ordenador te permitirá no volver a bucear jamás a “ciegas”. Todo el que haya usado un ordenador sabe la cantidad de información (toda ella importante) que este brinda al buceador. 

Posteriormente nos podemos centrar en aletas y regulador. Las aletas, junto con la máscara y el tubo, nos permitirán emplear más tiempo en el agua, como por ejemplo haciendo snorkel. El regulador, como decíamos, nos da ese gas de respiración, nos mantiene vivo. Saber que está funcionando correctamente nos permitirá bucear mucho más tranquilos.

Por último tenemos el chaleco y los accesorios junto con el traje. Digo último porque son los más “complicados” de transportar por el espacio que ocupan y porque en el caso del traje puede variar mucho de un lugar a otro en función del lugar donde buceemos.