Thistlegorm, Mar Rojo

Buceo en el Mar Rojo

El Mar Rojo es uno de los lugares más reclamados al ser considerado uno de los mejores sitios de buceo del mundo. Su “cercanía” con Europa, junto con la vida marina y los que grandes naufragios que se esconden bajo sus aguas, convierten a este rincón del mundo en un santuario para todos los buceadores.

Habitualmente los buceadores realizan descubren el Rojo en un vida a bordo ya que esto ofrece la posibilidad de realizar una mayor cantidad de inmersiones al día. 

La ruta norte del es, probablemente, la zona más conocida del Mar Rojo. Ofrece una total versatilidad de inmersiones que se pueden combinar según las preferencias del buceador. Aquí se encuentran importantes naufragios como el Thistlegorm, uno de los pecios más conocidos del mundo. También se pueden ver grandes formaciones de coral, enormes morenas, grandes bancos de peces, tortugas e incluso se podrá bucear con delfines y tiburones. Estas multitud de posibilidades junto con las opciones de realizar buceos a menor o mayor profundidad, convierten la zona norte en un lugar apto para la gran mayoría de buceadores.

Si por algo destaca la ruta norte es por los pecios. El Thistlegorm, mencionado anteriormente, será uno de los buceos estrellas del trayecto. Este carguero británico de 128 metros de eslora, transportaba material militar cuando fue hundido en plena Segunda Guerra Mundial por el ejercito alemán. Sus bodegas que podrían considerarse un museo histórico-militar, esconden motos, coches, munición, paquetes de rifles y hasta tanques. Otros pecios como el Kingston, que lleva bajo las aguas egipcias más de 140 años, se encuentran totalmente conquistado por los arrecifes de coral. Igualmente, Abu Nuhas, un arrecife muy superficial, es un auténtico cementerio de pecios. Aquí se pueden visitar hasta 5 pecios, como el Giannis D o el Chrisoula K, repleto de baldosas italianas e incluso un taller que se puede visitar en su interior.

Pero esta ruta también está repleta de vida marina. Sanos arrecifes de coral se pueden encontrar también a lo largo de todo el trayecto. El mayor ejemplo de ello es Ras Mohammed, parque y reserva nacional en el que viven más de 1.000 especies de peces y más de 200 especies de coral. En el Estrecho de Tirán, debido a las fuertes corrientes y a las paredes verticales que se extienden por encima de lo que la vista puede alcanzar, es un lugar de paso para depredadores. Por ello, es posible el encuentro con tiburones martillo o incluso el tiburón ballena. Además, muchos cruceros ofrecen la posibilidad de complementar el trayecto con la visita a brothers, lugar donde se puede bucear con el tiburón longimanus.

También es común el encuentro con delfines, grandes morenas, peces napoleón, rayas, meros y tortugas a lo largo de todo el trayecto.

Mejor opción de vida a bordo en la ruta norte

Por las grandes oportunidades que ofrece la ruta norte, una de las mejores opciones es la combinación entre los pecios y los arrecifes de coral. De esta forma se visitarán los principales puntos de buceo, incluidos indudablemente pecios tan imponentes como el Thistlegorm y arrecifes tan sanos y coloridos como Ras Mohammed. A preferencia del buceador quedará la opción de realizar el trayecto visitando brothers para el posible encuentro con el tiburón longimanus.

Buceo en el Mar Rojo, ruta sur

El buceo en la zona sur del Mar Rojo está reservado para buceadores más avanzados debido a sus fuertes corrientes, especialmente a medida que nos alejamos de la costa. Por ello, esta zona es menos concurrida que la zona norte, lo que garantiza una mejor conservación de sus arrecifes que en el norte. El vivo color de los corales, junto con paredes verticales que llegan a profundidades de infarto y el encuentro con grandes pelágicos como tiburones hace que en la ruta sur se encuentren alguno de los mejores puntos de buceo de todo el Mar Rojo.

En Marsa Alam se encuentran alguno de los mejores puntos para bucear con tiburones, especialmente conocido en esta zona el tiburón longimanus o tiburón de puntas blancas oceánico. Bothers, Elphinstone o Daedulus Reef son algunos de los puntos más famosos para ello. Además de los tiburones, se podrán observar sanos arrecifes cargados de color y vida donde se podrán ver tortugas, delfines, jureles y rayas entre otros. También viven aquí, en Abu Dabab, los dugongos, también conocidos como las vacas de mar. Este precioso herbívoro, similar a los manatíes, vive en las praderas donde se alimenta y puede llegar a medir los 3 metros y pesar 200 kilos.

En St. John’s también se encuentran increíbles puntos de buceo repletos de coral con paredes verticales vertiginosas. En sus muchas inmersiones de deriva, se podrán disfrutar diferentes especies de tiburones, desde tiburones de arrecife hasta los grandes pelágicos como el tiburón martillo o el longimanus. Además, también se podrán ver delfines y tortugas a lo largo de todo el trayecto. Esta zona también destaca por diferentes cuevas y túneles en los que se producen maravillosos efectos de luz.

Mejor opción de vida a bordo en la ruta sur

Aunque la mayoría de las opciones para la ruta sur cubren los puntos de buceo más conocidos de Marsa Alam como Bothers, Elphinstone o Daedulus Reef, no todos albergan la posibilidad de realizar St. Johns’s o el Salem Express. El Salem Express es un barco hundido que se encuentra en Safaga. Su dramático hundimiento costó la vida de más de 500 personas, aunque el número no oficial parece ser mayor. Actualmente reposa en el fondo del mar cargado de todo lo que en aquel día transportaba, como una gran cantidad de vehículos.

Por ello, según las preferencias se deberá decidir si, además de realizar los grandes buceos de Marsa Alam, se prefiere visitar algún otro destino como los mencionados anteriormente.

¿Qué se puede ver buceando en el Mar Rojo?

En las inmersiones, repletas de vida marina, no tendrás tiempo casi para ni parpadear. Podrás de disfrutar la vida marina más pequeña como nudibranquios, peces payaso y las anthias que recubren los grandes campos de coral. Por otro lado, también podrás tener encuentros mágicos con la vida marina de mayor tamaño como delfines, tortugas, peces napoleón y tiburones. Todo ello sin olvidarnos de todo el resto de fauna que nos acompañará en cualquier inmersión “normal” como peces cocodrilo, peces león, peces ángel, peces murciélagos y enormes morenas entre otros.

Tampoco hay que olvidar donde viven estos animales: en los enormes campos de coral que dan todo el color a cualquier punto de buceo del Mar Rojo. A fin de cuentas, el peor buceo en este rincón del mundo puede llegar a ser el mejor buceo de muchos otros lugares.

Especies de tiburones en el Mar Rojo

En el Mar Rojo se pude disfrutar de gran cantidad de especies de tiburones, especialmente en la zona sur. Aquí se encuentran algunos de los mejores lugares del mundo para disfrutar del tiburón longimanus. Tiburones de arrecife, como los grises o los puntas blancas junto con los grandes pelágicos como los puntas blancas oceánicas, martillos, zorros o incluso el tiburón ballena se pueden disfrutar en las diferentes épocas del año en esta zona.

En los diferentes puntos del sur se pueden ver los puntas blancas oceánicas desde mayo hasta diciembre. Mientras que el tiburón zorro se puede observar en los meses más fríos (los meses de otoño e invierno), el tiburón ballena se puede avistar durante los meses más calurosos (primavera y verano).

Mejor época para bucear en el Mar Rojo

Aunque en verano la temperatura tanto del agua como exterior es mayor que en invierno, la cantidad de buceadores que visitan el Rojo en esta época se dispara. Por ello, se pueden encontrar gran cantidad de cruceros para bucear a la vez en los puntos de inmersión más reclamados del trayecto. Durante el resto de meses, la temperaturas bajan, tanto del agua (20-22º) como exteriores bajan, pero siguen siendo más que aceptables para realizar varios buceos al día sin problema. El gran punto a favor es que la cantidad de buceadores decrece sensiblemente, por lo que se dispone de mayor libertad en los puntos de buceo.

Dicho esto, en el Mar Rojo se puede bucear durante todo el año pero marzo-mayo y Septiembre-Noviembre son opciones a tener muy en cuenta. Durante estos meses se evitan las temperaturas más fría a la misma vez que se evitan las grandes aglomeraciones de buceadores.