Tiburon zorro, Filipinas

Buceo en Filipinas

Filipinas es un país insular que se encuentra situado en el sudeste asiático y está formado por más de 7.000 islas. El país es una de las zonas con mayor biodiversidad del mundo, por lo que es un atractivo para los amantes de la naturaleza, incluidos buceadores. Las infinitas posibilidades tanto de buceo como de turismo hace que este archipiélago sea uno de los destinos más atractivos a nivel mundial. Algunas de estas posibilidades comprenden playas de arena blanca, paisajes boscosos, montañas, lagos y volcanes, incluso algunos de ellos activos.

Con más de 36.000 kilómetros de litoral (situada en la quinta posición del mundo con mayor longitud de costas), las opciones de buceo en Filipinas son casi innumerables. Aunque sea posible bucear en prácticamente cualquier lugar, algunos son más famosos que otros por los tesoros que guardan sus aguas.

Buceo en Palawan

Palawan, provincia de mayor superficie del archipiélago filipino, esconde grandes tesoros fuera del agua como el Parque Nacional del río subterráneo de Puerto Princesa y el Parque marino del Arrecife de Tubbataha, ambos declarados Patrimonio de la Humanidad. 

Pero Palawan no solo esconde tesoros fuera del agua, también bajo la superficie se encuentran auténticas maravillas. Justo en Tubbataha se encuenta uno de los mejores buceos de todo el país. Además, en Corón se esconde un cementerio de barcos hundidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Buceo en Corón, Palawan

La Segunda Guerra Mundial nos dejó, detrás de uno de los peores conflictos bélicos, grandes y dramáticos momentos histórico-bélicos que hoy en día se han convertido casi en un museo. Corón, municipio al norte de Palawan, se convertiría el 24 de Septiembre de 1944 en el epicentro de un bombardeo por parte de decenas de aviones estadounidenses. Esta rápida batalla se saldaría con el hundimiento de varios barcos de la flota japonesa en lo que se convertiría uno de los mayores reveses para la marina japonesa durante el conflicto.

Hoy en día se puede bucear hasta en 10 barcos hundidos en esta zona, muchos de ellos superando los más de 100 metros de eslora. Todos estos pecios se encuentran actualmente conquistados de coral y algunas de sus bodegas permiten una exploración emocionante con incluso algunos vehículos. Las condiciones de buceo en este zona pueden presentar una visibilidad más limitada y algo de corriente. Esto, junto con la mayor profundidad a la que se encuentran alguno de estos pecios, hace que sea recomendable ser un buceador avanzado para visitar este lugar.

Bucear en esta zona es bucear en un museo histórico que nos transporta directamente a uno de los peores momentos de la humanidad.

*Lista de pecios ordenados por tamaño: Okikawua, 168 metros y entre 10 y 26 metros de profundidad; Kogyo Maru, 160 metros y entre 20 y 34 metros de profundidad; Kyokuzan Maru, 160 metros y entre 20 y 40 metros de profundidad; Irako, 147 metros y entre 25-42 metros de profundidad; Taiei Maru 137 metros y entre 15 y 25 metros de profundidad; Olympia Maru, 122 metros y entre 15 y 30 metros de profundidad;  Akitsushima, 118 metros y entre 17 y 28 metros de profundidad; Nashin Maru, 50 metros y entre 21 y 32 metros de profundidad; Tangat, 40 metros y entre 3 y 22 metros de profundidad; Skeleton Wreck, 25 metros y entre 5 y 22 metros de profundidad.

Buceo en Tubbataha, Palawan

El arrecife te Tubbataha, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es considerado uno de los mejores puntos de buceo de todo el país. Este lugar situado a 150 kilómetro de distancia del puerto más cercano es un auténtico acuario natural donde no se tiene tiempo ni para parpadear. Los enormes campos de coral, que incluyen hasta 396 especies diferentes, y las paredes verticales son el hogar de hasta casi 500 especies de peces.

Los buceos se centran en la búsqueda constante de vida marina de mayor tamaño. Mientras que las mantas y tiburones ballena se pueden observar en las zonas más someras, los tiburones grises y los puntas blancas se pueden observar a cotas de mayor profundidad. Todo ello, sin olvidar los grandes bancos de barracudas y atunes de hasta 2 metros, entre mucha otra vida marina como napoleones, peces ángel, encuentros con tortugas…

Las nocturnas son el momento especial para centrarnos en toda la vida marina pequeña a la que es probable que no se le dedique la atención que merece durante el día (por la búsqueda constante de la vida de mayor tamaño mencionada anteriormente). Caballitos de mar, diversos tipos de cangrejos, gambas boxeadoras y diversos nudibranquios son alguno de los ejemplos de la vida marina más pequeña.

Por su lejanía con la costa, la única forma de bucear en este arrecife es realizando un vida a bordo.

Buceo en Bisayas

Bisaya o, también conocida como Visayas en inglés, es uno de los tres archipiélagos que conforman Filipinas. Este archipiélago esconde grandes rincones de buceo, algunos de ellos de los más famosos de todo el país.

Bucear en Malapascua, Visayas

Es imposible no pensar en el tiburón zorro cuando se habla de Malapascua. Prácticamente en ningún lugar del mundo es posible observar de forma común y casi diaria el tiburón zorro, algo que ocurre de forma excepcional en esta pequeña isla filipina. Este tiburón, uno de los más bonitos y elegantes del mundo, se acerca a zonas más someras para ser desparasitado por otros animales. Esto brinda la posibilidad de avistarlo a tempraneras horas de la mañana.

Pero no todo es el tiburón zorro. En otras inmersiones como Gato Island se podrán observar grandes arrecifes de coral acompañados de tiburones de puntas blancas. También son conocidas las nocturnas, especialmente en Light House Reef para ver el pez mandarín.

Bucear en Bohol, Visayas

En esta provincia filipina también se encuentran puntos de buceo colosales como Balicasag y Cabilao.

En Balicasag, a 30 minutos de la costa de Bohol, se podrán ver gran cantidad de tortugas y enormes bancos de cardumen. Destacan los enormes bancos de jureles y caballa que ya de por sí justifican desplazarse hasta este punto. Todo ello acompañado, por supuesto, de enormes paredes de coral que le darán el colorido a las inmersiones.

En Cabilao se realiza un tipo de buceo en el que la vida marina abunda pero es de menor tamaño, a excepción de las tortugas. El punto fuerte son sus arrecifes, más sanos que los de Balicasag debido a la menor presión turística. Además, esta zona se encuentra algo más alejada del turismo por lo que ofrece ese punto extra de tranquilidad.

Esta zona que puede llegar a tener 40 metros de visibilidad es un lugar apto para todo tipo de niveles.

Mejor época para bucear en Filipinas

El mejor momento para bucear en este país asiático es… ¡todo el año! Filipinas goza con unas condiciones que permiten realizar inmersiones durante los 365 días. Sin embargo, es cierto que desde marzo a julio es el momento ideal para bucear ya que se desarrolla la temporada seca. Debido a ello, menos probabilidades de que la visibilidad se pueda ver afectada por las lluvias y mas probabilidades de poder bucear en la gran mayoría de puntos de buceo. 

¿Qué ver buceando en Filipinas?

Filipinas es un auténtico santuario de vida marina, destacando por encima de todo la posibilidad de bucear casi a diario con el tiburón zorro en Malapascua. A lo largo de todas las inmersiones en este país insular se verán enormes arrecifes de colar que albergan gran cantidad de vida marina. Rayas, jureles, barracudas, napoleones, peces loro gigantes son algunas de las especies que podremos ver a lo largo de todo el buceo. También, en función del lugar de buceo, se podrán observar tiburones de puntas blancas, tiburones martillos e incluso el pez más grande conocido: el tiburón ballena. Por supuesto, las tortugas y las grandes mantas son otros de los atractivas de la vida marina de mayor tamaño.

Para los amantes de los pecios destaca el cementerio de barcos japoneses de Corón, hundidos en un ataque estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial.