Chaleco de buceo

El chaleco de buceo, también conocido como jacket, BCD (del inglés Buoyancy Compensator Device) o BC a secas, es uno de los elementos del sistema de flotabilidad de buceador.

Cressi Tavelight
Cressi Travelight (jacket, viajes)
Mares Prestige
Mares Prestige (jacket)
Aqualung Pro HD Surelock II
Aqualung Axiom (jacket, viajes)
Cressi Patrol
Cressi Patrol (alas, viajes)
Mares Pure SLS
Mares Pure (alas, viajes)
Aqualung Dimension-Lotus
Aqualung Dimesion-Lotus (alas, viajes)
Cressi Aquaride Elite 2.0
Cressi Aquaride Elite 2.0 (jacket, robusto)
Mares Dragon
Mares Dragon-Kaila (jacket, robusto)
Aqualung Axiom Surelock
Aqualung Pro HD (jacket, robusto)

Qué es un chaleco de buceo y cómo funciona

Como os decía en la introducción, el chaleco de buceo es uno de los elementos del sistema de flotabilidad, dentro del equipo de buceo. Como su nombre indica, dispositivo de compensación de flotabilidad (BCD) su función no es otra que esa misma, compensar la flotabilidad del buceador durante el buceo.

Cuando nos adentramos en el maravilloso mundo submarino, nos adentramos en un cambio constante de presión. Estos cambios de presión van a suponer cambios tanto en el buceador, como en su equipo. Estos cambios, sobre todo los relacionados con el equipo, afectarán a la densidad del buceador y su equipo. Y si la densidad cambia, también cambiará su flotabilidad.

La densidad de un objeto/fluido es su peso dividido entre su volumen. Cuando un buceador desciende, su peso (teniendo en cuenta su equipo) se mantiene más o menos constante. Sin embargo, su volumen varía drásticamente debido al aumento de presión. Tanto su traje como el aire de su chaleco se comprimirá. Así, el buceador tendrá un peso muy parecido al peso con el que inició su buceo pero en un volumen más reducido. Así el buceador habrá ganado densidad y por tanto tenderá a flotar menos o a hundirse más. Lo opuesto ocurre durante el ascenso.

Aquí es donde entra en juego el chaleco o, como os decía, el compensador de flotabilidad. A través de su hinchado y deshinchado progresivo, el buceador compensará este cambio de densidad y por tanto de flotabilidad. Para su hinchado, el chaleco cuenta con un latiguillo de baja presión por el que circula aire desde la botella. Para su desinchado, este aire sale del chaleco a través de la tráquea “perdiéndose” hasta la superficie.

Aunque bien es cierto que los buenos patrones de respiración son la clave para “volar” durante nuestro buceo, el chaleco nos facilita enormemente esa labor. 

Partes o componenetes de un chaleco de buceo

Fajín: La función del fajín es fijar la posición del chaleco a la cintura, de esta manera el chaleco no “bailará” durante la inmersión desequilibrando la posición del buceador. Habitualmente es un velcro, aunque no siempre es así.

Cinchas ajustables: Normalmente nos encontramos 4 cinchas ajustables, dos verticales que fijan el chaleco a los homrbos y dos horizontales, una sobre el fajín y otra sobre el pecho. A veces, no existe esta cincha a la altura del fajín. Su función es fijar el chaleco para evitar su movimiento durante el buceo.

Anillas en forma de D: Su función no es otra que darnos la posibilidad de colocar accesorios y material. En función del chaleco tendremos más o menos de estas anillas y en diferentes posiciones. Aunque es cierto que pueden ser muy útiles, es recomendable no llevar objetos muy colgantes durante el buceo, como puede ser una cámara, linterna… Esto aumentará las posibilidades de enganche, rotura de material y, por supuesto, deterioro del medio ambiente.

Vejiga de hinchado: Es la cámara de aire que hincharemos a través del hinchador mecánico. Esta cámara de aire puede ocupar diferentes espacios alrededor del chaleco como veremos a continuación.

Tráquea: Este conducto conectará el latiguillo de inflado o baja presión con el hinchado mecánico y, posteriormente, con la vejiga de hinchado. Su tamaño permite un rápido hinchado del chaleco. También conecta la vejiga con el deshinchador, de esta forma permite la salida del aire del chaleco al exterior.

Hinchado/desinchador mecánico: A través de dos botones, permitirá el hinchado y deshinchado del chaleco. Además, la salida de aire también permite un inflado oral en caso de ser necesario.

Bolsillos para material: Bolsillos para el guardado de accesorios o material de buceo. No todos los chalecos disponen de ellos.

Lastre integrado: Bolsillos para guardar el lastre y de esta forma no necesitar usar el cinturón de plomos. Nos encontramos bolsillos de lastre integrado en los laterales del chaleco y/o en la parte trasera del chaleco. No todos los chalecos disponen de lastre integrado.

Cinchas para la botella: Estas cinchas fijarán la botella en su posición. Habitualmente los chalecos disponen de dos. Es importante fijar ambas ya que en caso de que una se abra siempre disponemos de otra fijación.

Latiguillo de inflado: Permitirá el inflado del chaleco con el aire proveniente de la botella.

Válvulas de seguridad y vaciado rápido: Nos encontramos con, habitualmente, 3 válvulas de seguridad y vaciado rápido, 2 en la parte derecha y 1 en la parte izquierda (en la conexión de la tráquea). Si tiramos de ellas funcionan como válvulas de vaciado rápido en caso de necesitarlas. Su función principal es la seguridad. Cuando el chaleco está completamente inflado estas actúan liberando parte de este aire para evitar la sobre expansión del chaleco.

Tipos de chaleco de buceo

Nos encontramos, fundamentalmente, dos tipos de chaleco en función de la ubicación de su cámara de aire o vejiga de hinchado. Los chalecos pueden ser estilo jacket o estilo alas (wings).

Chaleco de buceo estilo jacket

El chaleco estilo jacket es seguramente el que mejor conozcáis. La mayoría de los centros de buceo usan este tipo de chalecos para el entrenamiento o como equipo de alquiler. Es un tipo de BC o BCD muy cómodo y polivalente para la mayor parte de los buceadores, de ahí que sea el más usado en los centros de buceo.

La cámara de aire de este chaleco se extiende desde la espalda a los costados, “abrazando” al buceador. Su nombre viene, precisamente, de esa forma de llenado como si fuese una chaqueta (del inglés, jacket). Esta forma de distribución de aire hace que este tipo de chaleco sea muy estable y que los movimientos y giros se puedan hacer de manera cómoda. 

Además, este tipo de chaleco suele contar con grandes bolsillos para almacenar todos esos accesorios como pueden ser linternas, boyas de señalización en superficie o incluso cámaras.

Es un chaleco que os será muy fácil de usar por su distribución del aire y porque seguramente ya lo habréis usado anteriormente, con lo cual ya estáis familiarizados con él.

Chaleco de buceo estilo alas

Este tipo de chaleco seguramente sea el más desconocido de los dos, sobre todo al principio de nuestra aventura como buceadores. Este tipo de chaleco al que estamos menos acostumbrados facilita una buena posición de buceo horizontal.

Su cámara de aire se encuentra a los costados de la botella, es decir, en nuestra espalda. Esto facilita la posición horizontal del buceador debajo del agua y la libertad en el movimiento de brazos. Los giros pueden resultar ligeramente menos fáciles que con el estilo jacket debido a la distribución del aire. Además, su llenado completo en superficie tenderá a mantenernos horizontal, con lo cual, para estar cómodos en superficie, no deberíais llenarlo al completo.

Este tipo de chaleco es el más usado en buceo técnico. En buceo recreativo contamos con alas técnico-recreativos, híbridos que ofrecen un diseño parecido y que podrían servir de transición en su uso en ambas disciplinas. También hay alas únicamente diseñadas para buceo técnico y otras diseñadas para buceo recreativo.

Este tipo de chaleco os resultará menos cómodo al principio ya que puede que no lo hayáis usado nunca, pero a lo largo de los buceos, os acabará resultando muy cómodo. 

Qué chaleco de buceo comprar o elegir

Una de las cosas fundamentales a la hora de elegir un chaleco es, sin duda, la talla. Pero lo importante no es solo eso. En función del tipo de buceador y las preferencias también tendremos que decidir si elegir un chaleco estilo jacket o alas. Además, tendréis que valorar también si habitualmente viajáis o soléis bucear en un mismo lugar ya que su peso hará su transporte más fácil o más complejo.

Si sois buceadores principiantes en busca de un chaleco, quizás el estilo jacket os proporcione una mayor comodidad tanto debajo del agua como en superficie. Os será familiar y el aire se encuentra mucho más repartido, por lo que os dará una buena posición de buceo y una buena comodidad en los giros.

Si sois buceadores más avanzados o expertos, un estilo alas podría ser la mejor opción. Os ofrecerá una excelente posición de buceo junto con un control perfecto sobre vuestra flotabilidad. Igualmente, la elección de ciertos tipos de alas, también os servirá para una posible iniciación en buceo técnico.

Si estáis pensando a corto, medio o largo plazo convertiros en profesional del buceo, un estilo jacket sería igualmente muy buena opción. Como decíamos, habitualmente el equipo usado para la formación es el estilo jacket. Que el profesional cuente con el mismo estilo facilita el trabajo del instructor y el aprendizaje del alumno ya que la configuración del equipo es la misma para ambos.

Cómo reparar un chaleco de buceo

Aunque bien es cierto que muchas reparaciones del chaleco pueden ser muy simples, reparaciones más complejas como las válvulas o el hinchador mecánico deberían ser reparadas por el fabricante.

La mayor parte de los problemas con los hinchadores y válvulas son obstrucciones por sedimentos como la arena. Algo fácilmente evitable con un buen cuidado y limpiado del chaleco al finalizar cada buceo. Este limpiado debe ser a través de un enjuagado externo e interno (introduciendo agua a través de la tráquea) con agua dulce. Al finalizar el viaje de buceo siempre es recomendable repetir un lavado más exhaustivo en casa.

Para posibles pequeños agujeros en la cámara de aire provocados por un posible golpe con piedras o hierro (en pecios, por ejemplo), existen parches especiales para cubrirlos. 

Para posibles reparaciones menores como roturas de algún bungee o alguna anilla o clip, existen cientos de recambios en el mercado.

Aun así, lo más importante es siempre el mantenimiento. Y no hay mejor mantenimiento que un uso continuo del equipo.